Relato relacionado con la tolerancia y como ésta influye en las Personas Dominantes para Volverse Más Benevolentes.

Posted on 18 noviembre 2009. Filed under: Sabiduria oriental |

 

Zhang Jin nació en la Dinastía Ming, en los años 1368 hasta el año 1644. El se caso con la señorita Lui que provenía de una familia rica. La mamá  de Zhang Jin era extremadamente envidiosa y mandona. Tres de sus anteriores nueras se habían alejado porque no podían tolerar su mal trato. La Srita. Lui era la cuarta nuera. Después que se cambio a vivir con la familia Zhang, se noto que la suegra la quería mucho y muchas personas estaban sorprendidas.

Le preguntaban a la Sra. Lui porque su suegra la quería. Ella contestaba, “solo se debe a la obediencia. Yo cumplo con todas sus indicaciones y no permito que me alteren sus provocaciones. Aún con asuntos que no van de acuerdo con buenas maneras o tareas que son consideradas inapropiadas para que las mujeres las hagan, no las rechazo”. Después, buscaba la oportunidad adecuada para explicarle calmadamente si lo que me había indicado estaba bien o mal. Muy frecuentemente ella me escucha.”

La Señora Lui atendió y cuido a su suegra por tres años, y al tratarla de esa manera, la suegra se volvió benevolente. De allí en adelante, la suegra nunca volvió a tratar mal a  la nuera.

En cuestión de las relaciones inter-personales, existe una mentalidad común, que si me tratas mal, entonces yo te trato mal o quizás peor. Como resultado, lo que hacemos es solo intensificar y agudizar la oposición, al regresar la maldad con maldad y reaccionar con mala voluntad por el resentimiento; lo cual no soluciona el problema básico en lo más mínimo. Sin embargo, cuando nos enfrentamos ante un conflicto, sin importar quien tenga  la razón o no, podemos tolerarlo y dejarlo ser. Después, con prudencia más adelante, puedes dialogar y explicar paciente y calmadamente.

Cuando te  enfrentas con la mente de una persona con palabras de benevolencia, yo creo que por más dominante  que sea, se detendrá en sacar su molestia y los más grandes conflictos se solucionaran.

No nos olvidemos del  alto e inimaginable poder de la benevolencia y la tolerancia.

A su vez el carácter “Ren” (Tolerancia) compuesto del elemento “xin” significa (corazón) y el  elemento “ren” significa (cuchillo o navaja) representa el sonido “Ren” que significa resistir, aguantar y tolerar. También tiene la connotación de auto-restringir o auto-control. El carácter “Ren” (Tolerancia) es formado poniendo un cuchillo sobre el corazón. Casi implicando que “Ren” (Tolerancia) para las personas  comunes, no es fácil lograrlo; ya que requiere un alto nivel de disciplina, cultivación y fuerza de voluntad.

¿Por que debemos de ser tolerantes? ¿Cuales son los resultados positivos de tolerar? Uno puede leer en el libro “palabras de consejo” (autor anónimo) relacionado con la tolerancia: “Si las personas adineradas pueden tolerar, ellos preservaran su herencia; si los pobres pueden tolerar serán liberados de la humillación. Si un padre y un hijo pueden tolerarse, ambos se trataran con piedad filial y ternura paternal. Si los hermanos pueden tolerar, se trataran asimismo con rectitud y sinceridad, si los amigos pueden tolerar su amistad será perdurable, si los esposos se pueden tolerar su relación se volverá armoniosa. En medio de una tribulación, aquellos que pueden tolerar serán ridiculizados y mofados por otros. Pero una vez que uno sobrepase la tribulación, aquellos que se burlaron de ti, se avergonzaran y se mortificarán”.

Durante miles de gloriosos años de cultura divina, los sabios virtuosos soportaron grandes dolores para enseñar a la gente a ser tolerantes y saber perdonar, para aguantar humillaciones y cargar con grandes responsabilidades, por lo tanto crearon una cultura de tolerancia con riqueza y virtud.

Hay numerosas “relatos de tolerancia” inspiradoras que han sido registradas a través de la historia en libros y crónicas. Pero aún el significado interno de tolerancia va mucho más allá de eso.

Hace mucho tiempo, una joven llamada Lili se casó y fue a vivir con su marido y su suegra. Después de algunos días, no se entendía con ella. Sus personalidades eran muy diferentes y Lili fue irritándose con los hábitos de la suegra, que frecuentemente la criticaba. Los meses pasaron y Lili y su suegra cada vez discutían más y peleaban.

De acuerdo con una antigua tradición china, la nuera tiene que cuidara la suegra y obedecerla en todo. Lili, no soportando más vivir con la suegra, decidió tomar una decisión y visitar a un amigo de su padre. Después de oírla, él tomó un paquete de hierbas y le dijo: “No deberás usarlas de una sola vez para liberarte de tu suegra, porque ello causaría sospechas. Deberás darle varias hierbas que irán lentamente envenenándola. Cada dos días pondrás un poco de estas hierbas en su comida. Ahora, para tener certeza de que cuando ella muera nadie sospechará de ti, deberás tener mucho cuidado y actuar de manera muy amigable. No discutas, ayúdala a resolver sus problemas. Recuerda tienes que escucharme y seguir todas mis instrucciones”.

Lili respondió: “Sí, Sr. Huang, haré todo lo que el señor me pida”. Lili quedó muy contenta, agradeció al Sr. Huang, y volvió muy apurada para comenzar el proyecto de asesinar a su suegra. Pasaron las semanas y cada dos días, Lili servía a su suegra una comida especialmente preparada con esas hierbas. Siempre recordaba lo que el Sr. Huang le había recomendado sobre evitar sospechas, y así controló su temperamento, obedecía a la suegra y la trataba como si fuese su propia madre. Después de seis meses, la casa entera estaba completamente cambiada. Lili había controlado su temperamento y casi nunca la aborrecía. En esos meses, no había tenido ni una discusión con su suegra, que ahora parecía mucho más amable y más fácil para lidiar con ella. Las actitudes de la suegra también cambiaron y ambas pasaron a tratarse como madre e hija.

Un día Lili fue nuevamente en procura del Sr. Huang, para pedirle ayuda y le dijo: “Querido Sr. Huang, por favor ayúdeme a evitar que el veneno mate a mi suegra. Ella se ha transformado en una mujer agradable y la amo como si fuese mi madre. No quiero que ella muera por causa del veneno que le di”. El Sr. Huang sonrió y meneó su cabeza: “Lili no tienes por qué preocuparte. Las hierbas que te di, eran vitaminas para mejorar su salud. El veneno estaba en su mente, en su actitud, pero fue echado fuera y substituido por el amor que pasaste a darle a ella”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: